historia

Memoria de nuestro pueblo

Estación RENFE, 1915 (A. Lamata).

Ermita del Puerto.

Nuestros orígenes

La Puebla de Valverde entra en la historia a raíz de la reconquista aragonesa de la extremadura del reino por Alfonso II (1162-1196) y la fundación de la villa de Teruel en los años setenta del siglo XII para fortalecer la frontera militar con el reino musulmán de Valencia.
La constitución a comienzos del siglo XIII de la Comunidad de Aldeas de Teruel en el reinado de Pedro II el Católico (1196-1213) y la conquista de Valencia por Jaime I (1213-1276) a partir de 1238, iban a configurar la situación de nuestro pueblo dentro del conjunto de la extremadura aragonesa.
En dicha extremadura, el concejo de Teruel inició la repoblación de varios lugares próximos y en 1265 La Puebla aparece como una población reciente, en concreto sobre el Camino Real de Valencia.
Del reinado de Jaime II (1291-1327), data el amullaramiento de la localidad (1296), cuyos restos aún pueden contemplares en la actualidad, aunque muy deteriorados. En 1325, ante la escasez de agua en los manantiales de la zona, el monarca otorgó privilegios para que el destino de las primicias se destinase a la construcción de obras hidráulicas, como el acueducto desde Javalambre de 1325 que tenía un recorrido de 4 km.
En la reorganización territorial y administrativa del siglo XIV, con Alfonso IV (1327-1336), La Puebla de Valverde se incluyó en la sesma de Sarrión, 1333. Precisamente, del siglo XIV es el sello original de la localidad, en el que figura en el centro una Virgen sedente con niño en un trono gótico y una inscripción rodeándola con la leyenda: Sello del concejo de La Puebla de Santa María de Valverde.
En la centuria siguiente, la población pasó a depender administrativamente de la sesma de Rubielos de Mora, al dividirse la de Sarrión en dos. Desde 1488, formó parte de la sobrecullida de Montalbán, y, siglos después, en 1694 correspondió a la Vereda de dicha villa y ya en el XVIII al Corregimiento de Teruel. Eclesiásticamente, desde la creación de la diócesis de Teruel en 1577, pasó a depender de la Iglesia de la capital de la Comunidad, y después, desde 1834, se incluyó en el Partido Judicial de la misma.
Desde la Edad Media, La Puebla superó la decadencia del siglo XVII y mantuvo la estructura feudal de la tierra hasta el siglo XVIII, con nuevas roturaciones en esta centuria, fruto del nuevo esfuerzo de las gentes del lugar para mantener una actividad rentable; además de cierta especialización en arriería, que era casi el único procedimiento de realizar el transporte.
Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), algunos paisanos intervinieron contra los franceses, quienes devastaron La Puebla como reacción. En la Primera Guerra Carlista (1833-1840), Cabrera pasó por La Puebla camino de Sarrión y de la Tercera (1872-1876) nos queda el testimonio en el Barranco del Pesebre.
Pero, al margen de lo expuesto, fuera del caserío amurallado que se expansionó hacía la Calle Nueva, parador, Loreto o Leonera, en el término municipal (por cierto, uno de los más extensos de la actual provincia de Teruel, 296’80 km2 y una densidad de población de 1’64 habitantes por km2), conviene recordar el caso peculiar de las 103 edificaciones que fuera del casco urbano se conocen como masías, masadas o casetos, cuya pervivencia es el testimonio de los sucesivos heredamientos como unidades familiares y de producción; por una parte aisladas, por otra, unidas entre sí por lazos sociológicos y costumbres peculiares.
La Guerra Civil de 1936 a 1939 significó la destrucción de buena parte del patrimonio monumental y documental, así como los efectos de las secuelas del conflicto se dejaron notar en el exilio, maquis y postguerra, por la especial crudeza del enfrentamiento en la zona.
Posteriormente, nuestra población, como la de casi toda España rural, sufrió la emigración masiva a las ciudades: Valencia, Barcelona, Zaragoza... Afortunadamente, en la actualidad la población tiende a estacionarse, el tesón, afán de superación y un incipiente tejido industrial, lo están permitiendo.

A continuación, mostramos algunas de las fotografías más características y emblemáticas de la historia de La Puebla de Valverde. ¡Disfrútalas!

Capilla Virgen de Valverde - Iglesia Parroquial, 1935.

Calle de Joaquín Ros.

Fiestas Patronales - Barrera Pasolento, 1960.

Estación y secaderos.

Fuera del Portal.

Calle Mayor.

Portal y Calle Mayor.

Lavadero del pueblo.

Portal de Teruel.

Fuente en la replaceta de la Calle Azul (ahora, Aragón) con la Calle Mayor. Solar cedido por los Marqueses de Tosos en 1915.

Concha Novella Igual.

Ayuntamiento y Oficina de Turismo

C/ Mayor, 12
44450 La Puebla de Valverde (Teruel)
Tel: 978 67 00 01 / Fax: 978 67 02 19
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Política de uso

Aviso legal
Política de privacidad

COPYRIGHT©2018 - dato360 - HTML5 Y CSS3